FUNCIONARIOS A CONTROLAR

ESTO ES UN CORREO QUE LLEVA CIRCULANDO VARIOS DÍAS POR AHÍ Y HE DECIDIDO SUBIRLO AL BLOG.

Exactamente 445.568

 

Pues resulta que por fin se sabe el número de políticos que pululan por estas nuestras Españas. Y como era de esperar, resulta que tenemos más políticos viviendo de los presupuestos que ningún país de Europa.

Resulta que tenemos EL DOBLE de políticos que el segundo país con más políticos de Europa (Italia).

Resulta que tenemos 300.000 políticos más que Alemania ¡ con la mitad de población ! Además Alemania está mucho más descentralizada que España. Alemania cuenta con 6 niveles administrativos (Estado – Länder – Regiones Administrativas – Distritos – Mancomunidadades – Municipios) y España sólo con 4 (Estado – Comunidad Autónoma – Provincia – Municipio).

Resulta que tenemos 445.568 políticos.  (Año  2.011)


     165.967 médicos
154.000 policías
19.854 bomberos

Resulta que tenemos más políticos que médicos, policías y bomberos…juntos!

 

Maestro:    1.400 euros por prepararte para la vida.

Policía:      1.600 euros por arriesgar por ti su vida.

Bombero:  1.800 euros por salvar tu vida.

Médico:     2.200 euros por mantenerte con vida.

Diputado:  30.000 euros por joderte la vida, y los 30.000 son…, ¡para toda la vida!.

NO MAS SUELDOS PARA TODA LA VIDA.   Somos España, no NESCAFÉ.

Solo falta por añadir que para trabajar como:

– Policía hay que tener el Bachillerato Superior y hacer una Oposición.
– Bombero hay que tener el Bachillerato Superior y hacer una Oposición.
– Maestro hay que tener el Bachillerato Superior, Título Universitario (cuatro años) y una Oposición.
– Médico hay que tener el Bachillerato Superior, la nota media mas alta en la selectividad. Título Universitario (seis años), Oposición a MIR. Especialidad (obligatorio 4 años para medicina general o cinco años el resto de especialidades) Oposición. Total once años en el mejor de los casos.

– Diputado:   NINGUN REQUERIMIENTO, ni titulación ni oposición, solo el dedo.

Y que no hablen de elección popular, que son listas cerradas.

Publicado en RELATOS | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

REFLEXIÓN 9

No creo en el destino. Al menos, no en mi destino. Quizá el destino de las otras personas no sea más que la conjura que ellos mismos tienen de querer ser, vivir y sentir el mundo ajeno como suyo.

Publicado en REFLEXIONES | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

REFLEXIÓN 8

Nacemos del mismo modo que morimos, la única diferencia es que los críos lloran y los viejos callan. Y callan porque saben que la vida se acaba, porque saben que el tiempo es un enemigo inmortal, que todo lo absorbe y que todo lo empapa de esa esencia añeja y perenne que hay en el paso de las horas. En el paso de los minutos, de los segundos…

En cambio, los críos lloran sabedores de que su tiempo no ha hecho más que comenzar.

Hay que morder al mundo desde el principio, hay que plantar cara, hay que hacerse fuerte y dejar, suavemente, que los demás nos impregnen de su esencia.

Sólo así crearemos un mundo nuevo.

Publicado en REFLEXIONES | Deja un comentario

REFLEXIÓN 7

Al borde de esta depresión permanente y de otro ataque de ansiedad, las estrellas que lucen tras la ventana esta noche parecen más blancas. A lo mejor la vida es como las mismas estrellas, que se van encendiendo poco a poco hasta que dejan de brillar y mueren. Como sea, preocúpate de vivir.

Publicado en REFLEXIONES | Deja un comentario

Una breve historia de amor

Supongo que alguien más normal que yo en mi situación habría huido, pero a mí, el ansia de descubrir a una persona y las ganas de calor humano me atraían sobremanera.

 La de aquél día era nuestra tercera cita y yo ya le había comunicado mis intenciones: seguir viéndola. No sin antes aclarar que no buscaba nada serio y que cualquier gesto, caricia o beso que yo concediese no sería más que una mera representación. Ella reaccionó bien al anuncio, aunque luego durante el resto de la tarde la noté un poco menos alegre y más distante que de costumbre. Supongo que aquella ratificación de lo ya antes comentado el otro día no la causó más que un vacío momentáneo, por unos minutos, que al cabo del rato se le terminó por olvidar. Caminamos hasta la boca de Metro y entramos, despacio, como a cámara lenta, y dentro nos besamos hasta que llegó el tren. En el vagón tuvo alguna conversación en italiano con su familia y mientras yo miraba al otro lado avisté a un borracho que daba vueltas agarrado de la barandilla. “Loco”, pensé, y salimos del Metro.

La acompañé hasta la calle y volvimos a besarnos. Ahí sí que nos devoramos, nos chupamos la saliva el uno al otro mientras la calle se disolvía a los lados y las personas, coches y farolas se convertían en espectadores privilegiados de una historia casual, afortunada y peligrosa a la vez; en la que yo era el protagonista, secundado por una bella mujer y donde la ciudad era el resto del reparto, los personajes secundarios. Madrid.

A Madrid le sienta bien el invierno. Las hojas secas en el suelo de la Avenida Complutense, las puestas de sol desde el Templo de Debod, el frío helado que recorre Moncloa hasta Gran Vía… Es una ciudad distinta al resto, con ese halo que la protege y a la vez encanta día y noche, además de sus calles y esquinas; en las que encontrarse perdido una y otra vez caminando distraído en una cara bonita y en un cuerpo perfecto se comenzó a volver habitual durante cada tarde de diciembre. Y es que en verdad, ella era como Madrid. Aunque la Toscana quedase lejos y sus ojos reflejasen mil noches sobre el cielo de Florencia, sus manos y su pelo me embrujaban como lo haría cualquier recoveco de la ciudad, al igual que el Metrópoli o la Puerta del Sol.

Publicado en RELATOS CORTOS | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El día 27

Hoy 27 de algún mes que no recuerdo desayuné enfrente de ti en aquella cafetería de la que ya no recuerdo el nombre. Tras los cristales, multitudes se amontonaban en la calle empuñando varas de metal y pancartas, y el sonido de los megáfonos llamando a la revolución inundaba cada rincón de Madrid. Hoy 27 de una semana que no sé cuál es, me di cuenta por primera vez de que tus ojos encendían dentro de mi un fuego inmenso, casi de colapso o de terremoto entre ciudades. El Congreso, la Plaza de España, la Puerta del Sol… ya nada me volvió a importar tanto como aquellos dos puntos negros que se clavaban en mi cabeza una y otra vez, repitiendo aquello de “Otro mundo es posible”. Hoy 27 de una tarde que no sé si es ya noche, te lanzaba miradas a escondidas tras aquellas gafas de sol, suplicando porque no me descubrieras. Los altavoces de la policía se hacían sonar por toda la ciudad y el estado de revuelta nos había llevado hasta aquella vigilia permanente, en la arteria de Madrid donde te conocí y me olvidé del resto. Hoy 27 de un año imaginario, yo soñaba con que estuvieras gritando, con todos los compañeros, eso de “Revolución o muerte”, pero los acontecimientos inciertos de tu destino hicieron que nos viéramos en otro momento, en distinta situación. Hoy 27 de un invierno absurdo y estéril, falso e hipócrita por momentos, te tuve ante mí con la seguridad que da la presencia de la llama de la revolución, o del despertar de un sueño. El mundo se desarrollaba como una vorágine a nuestro alrededor y tu voz me inundaba como una idea se apropia del inventor que la sueña. Hoy 27 de algún día que no recuerdo supe que te besaba, y las arengas encendidas de la multitud descansaban por fin como un mal sueño se olvida en una noche de verano, lenta y seca.

Publicado en RELATOS CORTOS | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

REVOLUCIÓN

Hoy la vida se levantó deprisa. En la ventana se dibujaba una sonrisa que el sol se encargó de fotografiar y guardar en el álbum de “utopías”.

Hoy, tú hablabas de “cambio” en la cafetería de la facultad y yo, como tonto por tus ojos y tu manera de silbar con las palabras, asentía con la cabeza. La luz entraba a borbotones a través de los cristales. El césped ardía de ganas. Los pájaros no cantaban melodía alguna. Hoy la tarde apareció de súbito, como un sueño a medio soñar. La Revolución estallaba afuera y los pasos alborotados de la primavera se hacían oír desde kilómetros a la redonda. Tú me hablabas de curiosidad, y de misterio, y de esperanza. Y entonces yo, poseído por tu pelo y por tus ojos, por tus dientes de luna y tus manos de caramelo, salté. Salté al vacío y casi me muero al caer sin ti.

Hoy la vida se acostó tranquila, sabiendo que ya nada volvería a ser lo que era.

Publicado en REFLEXIONES | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario