REFLEXIÓN 6

Había gente que vivía acorde a sí misma, acorde a un esquema mental, a unos gustos creados, a unos colores determinados, a unos patrones establecidos. La gente, la gente… la gente era el mundo, y yo era una persona dentro de ese mundo, por tanto todo era mentira, todos mis gustos, mis creaciones, mis colores, mis tardes e incluso mis sueños eran parte suya. Pertenecían “a él”, al mal llamado mundo o tierra que me despojó de mi dignidad como persona, como humano… y lo que es peor, que te quitó para siempre la capacidad de creer en lo imposible. De creer en lo desconocido.

A ti, que aun sueñas.

“Es necesario que gritemos todos a la vez y sin vacilar, de tal forma que tiemble el suelo y el cielo se estremezca, para demostrarles que estamos aquí, que nuestro corazón no es de asfalto como ellos creen”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en REFLEXIONES y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

¡Escribe, que es gratis!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s