REFLEXIÓN 9

No creo en el destino. Al menos, no en mi destino. Quizá el destino de las otras personas no sea más que la conjura que ellos mismos tienen de querer ser, vivir y sentir el mundo ajeno como suyo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en REFLEXIONES y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

¡Escribe, que es gratis!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s